PUBLICACIÓN

Indicador CEPYME sobre la Situación de la Pyme IVTri22

La situación de las pymes empeora desde el segundo trimestre del año pasado. Los márgenes de las pequeñas y medianas empresas se contraen ante la inflación, el aumento de la carga financiera y la fuerte subida de los costes laborales, derivada de las mayores cotizaciones y el aumento del salario mínimo interprofesional (SMI).

El Indicador CEPYME desvela un entorno más adverso para las pymes que en 2019, ejercicio previo a la pandemia, justo antes de activarse nuevas subidas de los costes laborales a partir de 2023.

La inflación ha elevado la facturación nominal de las pymes en 2022, pero las ventas han caído, una evolución coherente con el debilitamiento del avance del empleo. Con todo, el pasado ejercicio cerró con una reducción del 0,1% en el número de pymes, la primera que se produce desde 2013, después de un segundo semestre en el que dejó de regir la moratoria concursal.

Las pequeñas empresas han acusado más el deterioro de la coyuntura, justo cuando el tamaño medio de las pymes se reduce por décimo trimestre consecutivo y se constata una restricción del crédito.