CEPYME pone en valor el esfuerzo de las empresas en sostener el empleo pese al alza de costes

La buena marcha del mercado laboral en abril refleja el esfuerzo de las empresas españolas en el mantenimiento y creación de empleo pese a las mayores cargas que soportan en forma de crecientes costes laborales, alzas del salario mínimo interprofesional (SMI), cotizaciones, impuestos, inflación y gastos financieros.

Los buenos datos de empleo de abril -la ocupación subió en 238.436 afiliados, hasta totalizar 20,6 millones de cotizantes- tienen un claro componente estacional por el inicio de la campaña turística, como prueba buena parte de la subida de los más de 200.000 ocupados en el sector servicios.

También reflejan la capacidad de adaptación de las empresas a nuevos entornos regulatorios como el régimen de contratación que redefinió la reforma laboral.

La evolución del mercado laboral es coherente con la del crecimiento económico, no obstante, CEPYME advierte de que la recuperación del empleo supera la intensidad con la que crece la economía española, ya que todavía no se han recuperado los niveles de PIB del último trimestre de 2019, viéndose lastrada por tanto la productividad. 

La Confederación considera que la apuesta de la empresa española por el sector exterior ha sido especialmente relevante para el mantenimiento y la creación de empleo, ya que ha actuado de puntal, tirando del crecimiento en el arranque del año, lo que evidencia de nuevo la capacidad de las empresas para adaptarse y sortear las dificultades del mercado interno.

Si bien el clima ha tenido su impacto positivo en sectores como los servicios, no ha sido así en la agricultura, especialmente aquejada por la sequía, el fuerte aumento de costes y la subida del SMI. Aunque en abril se ha producido una recuperación mensual del empleo agropecuario (+16.776 ocupados), el sector pierde empleo hace 21 meses en términos interanuales y se encuentra en el menor nivel de los últimos años.

CEPYME recomienda atender a los síntomas de debilidad que se dejan entrever en algunas ramas productivas. La producción industrial refleja un menor dinamismo y la inflación sigue siendo muy alta -especialmente la subyacente, que se sitúa por encima del 7%-, lo que no apunta a una pronta relajación de los costes financieros, justo cuando el consumo de los hogares cae.

En este contexto, CEPYME recomienda una especial atención a la evolución de los precios con el fin de evitar avivar efectos de segunda ronda que trasladen la inflación al mercado laboral.

Es preciso vigilar con cautela cualquier indicio de fragilidad y apoyar a las empresas y autónomos. Aunque hay 12.935 autónomos más en abril, en consonancia con el componente estacional del buen dato de empleo, la cifra de autónomos está prácticamente estancada desde hace nueve meses.

Más información

Scroll al inicio