PUBLICACIÓN

DESPOBLACIÓN

La urgencia de ayudas de estado para las provincias escasamente pobladas

La lucha contra la despoblación es urgente. No es únicamente un mal endémico que hay que abordar para rescatar las zonas más afectadas demográficamente, sino que como país también nos jugamos mucho. El reconocimiento por parte de la Comisión Europea de que las empresas de las áreas escasamente pobladas, como Soria, Teruel y Cuenca,
puedan recibir las mismas ayudas por despoblación que otros países europeos, en forma de bonificación de costes laborales, es una buena noticia que hemos conseguido gracias al trabajo comprometido de nuestras organizaciones y de la red SSPA. 

Pero necesitamos seguir trabajando. Nuestro Gobierno debe responder con altura de miras ante la oportunidad que se presenta. El único modo de atajar la despoblación es dar expectativas a los ciudadanos de las zonas desfavorecidas y esto solo se puede realizar a
través de la empresa con la creación de empleo. Donde hay empresa, hay empleo. Y para ello es esencial políticas que promuevan la actividad empresarial. Por tanto, incentivar a las empresas situadas en zonas despobladas es una forma de atraer nueva inversión a la vez
que de compensar los mayores costes que sufren las compañías allí situadas, ya que deben hacer frente a algunos obstáculos como la falta de infraestructuras, los problemas de conectividad o la dificultad de captar talento. 

El Gobierno ha hecho explícito en muchas ocasiones que una de sus preocupaciones es la despoblación. Ahora es el momento de materializar las palabras en medidas concretas. Las organizaciones empresariales llevamos trabajando desde hace tiempo para que España pueda beneficiarse de las mismas ventajas que otros países europeos, ahora queda en manos del Gobierno.

Ir arriba